El Palazzo San Giorgio se convirtió en la sede de la Autoridad Portuaria de Génova.