La República Italiana de aquel entonces se convirtió en el Reino de Italia y Napoleón fue coronado rey.