Con la dominación napoleónica terminó la aristocrática República de Génova. El edificio volvió a utilizarse como Aduana, pero también incluía almacenes y prisiones, y sufrió graves daños en su estructura.