El novelista Anton Giulio Barrili, el poeta Arrigo Boito y el escritor y poeta Giosuè Carducci se opusieron a la demolición del Palazzo San Giorgio, cuya supervivencia se puso en duda por el desarrollo de la red de carreteras de oeste a este.